Te considerás inversor? Parte 3

CÓMO NUESTRA EDAD AFECTA LA CAPITALIZACIÓN DE NUESTROS AHORROS

Pedro tiene 35 años, está en pareja y recién está comenzando a posicionarse en la oficina, con un sueldo medio.

Mario tiene 45 años, soltero, y tiene un comercio pequeño, pero que marcha viento en popa.

Julio tiene 55 años, casado, ya cumplió 20 años en una empresa en la que fue creciendo y desarrollándose profesionalmente

A los tres les va en general bien, pudieron encontrar cierta estabilidad en lo laboral, pero no la buscaron en su futuro. Por ello, imaginemos que se les propone acumular un capital de $50.000 para cuando les toque jubilarse-

Para lograrlo la más joven deberá hacer aportes significativamente menores que la mayor ya que el período de acumulación de ahorros es menor. Si a su vez esos aportes se realizan en un sistema de inversión que actualiza su valor según la evolución de la construcción, el rendimiento de esa inversión será superior por el tiempo de permanencia de esos ahorros en el sistema de capitalización.

En el gráfico se puede observar el ejemplo.

Si todos invierten esos $50.000 a una tasa del 4% anual a los 65 años la persona de 35 años tendrá un capital de $93.475, la de 45 años tendrá un capital de $74.445 y la de 55 años tendrá un capital de $60.031.

De esto logramos concluir en 2 variables principales: la persona de 35 años tuvo que hacer una inversión mucho menor en cada año y adicionalmente obtuvo un capital mucho mayor, lo cual podría resumirse en que “para construir un capital se necesita más tiempo que dinero”